Ocho jóvenes de Leganés crean un rap de la integración

Ezequiel, Naim, Samir, Antonio, Roa, Rubén, Enrique y Guillermo son ocho jóvenes de Leganés que han creado el grupo de rap 'Buscando Fortuna 917', un proyecto de intervención sociocultural impulsado por la asociación Garaje y que comenzó siendo financiado por Obra Social La Caixa.

Estos jóvenes, de entre 11 y 14 años, pertenecientes al barrio de La Fortuna, componen sus propias letras y han publicado varios temas como 'Barrio', con el que pretenden quitar los prejuicios de la gente hacia el lugar en el que viven, o 'Madres', un tema en el que resaltan la importancia de la familia en sus vidas. Han grabado varios videoclips que se encuentran en su canal de YouTube.

Los integrantes del grupo cuentan con un nombre artístico, la mayoría de ellos puestos por otros raperos mayores del barrio. Ezequiel Fernández señaló que "para elaborar los temas nos ayudamos entre todos y ponemos empeño porque estamos haciendo lo que más nos gusta". Uno de sus compañeros, Antonio Vaca, destacó que mucha gente del barrio le ha dicho que le ha empezado a gustar el rap gracias a la labor que hacen con el grupo. Por su parte, Guillermo Díaz confesó que rapear le ayuda a transmitir más fácilmente sus sentimientos.

El proyecto del grupo, iniciado a finales de 2015, estaba pensado para jóvenes de entre 17 y 23 años, según el responsable pedagógico de la asociación Garaje, Javier Taboada. La financiación de Obra Social La Caixa terminó en 2016, pero la iniciativa ha continuado gracias a la autogestión de esta organización. Taboada explicó que se trata de "un grupo de chavales de la Fortuna que tienen muchas expectativas y en ocasiones las propias condiciones del barrio no les permiten desarrollar sus gustos e intereses".

El trabajo de integración de este grupo de jóvenes no hubiera sido posible sin el rapero Arturo Álvarez y la educadora social de Garaje, Jessica. Álvarez, quien ayuda  a los chicos en sus canciones, indicó que "el entorno en el que viven está claro que no es el ideal y para muchos es hostil. Para mí el proyecto se resume en intentar transmitir aprendiendo, porque yo les enseño pero ellos también a mí". Por su parte, Jessica señaló que aunque los comienzos con los jóvenes “fueron un poco duros” la relación entre ellos y la educadora es tan cercana que algunas veces ellos han acudido a ella cuando estaban en problemas y la veían por las calles de La Fortuna.

Fuente: El País

 

Actualizado (Miércoles, 23 de Agosto de 2017 10:34)

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Diseño paginas web